lunes, 29 de noviembre de 2010

Investigacion de "Dia de Muertos"

INVESTIGACIÓN DE DÍA DE MUERTOS

· Introducción

La primera transformación que provocó la modernidad fue la llegada de los españoles a la Nueva España, ya que al colonizarnos, fueron integrando sus costumbres y tradiciones a nuestra cultura, afectando directamente a las tradiciones de nuestros ancestros, sobre todo a la tradición del Día de muertos. Estas dos culturas se fueron mezclando poco a poco, provocando un proceso de hibridación y la formación de una tradición prehispánica con elementos de otra cultura. Los evangelizadores cristianos para lograr sus objetivos se vieron en la necesidad de adoptar algunas tradiciones indígenas, mezcladas con sus enseñanzas y así darle una forma nueva y por supuesto, rica en tradición, asignaron una fecha fija dentro del calendario cristiano, primero y dos de noviembre.

Al ocurrir la conquista el país, la religión católica cambió totalmente el concepto sobre la muerte. Se le empezó a ver como algo temible pensando en las penas del Purgatorio y del Infierno, con la esperanza para muchos de la felicidad y del descanso eterno. Se le dio la imagen a la muerte de un esqueleto con guadaña. Se le empezó a rendir culto a las ánimas del purgatorio, Fue en el siglo XVII cuando se trató de quitarle lo terrorífico para darle un aspecto de amabilidad, viéndolas sin miedo y con fe.

Es típico en los días de muertos instalar ofrendas, que no solo tienen origen en nuestro país, sino en otros pueblos del mundo. Las ofrendas son verdaderas obras de arte y tienen sus características propias de cada lugar. Otras costumbres relacionadas con los difuntos, consiste en hacer una cruz de cal o de algún otro polvo en el lugar donde se veló el cadáver, y levantarla a los nueve días. Mandar decir misas por las almas y cuando cumplen el primer año de fallecidos, velar y hacer otra cruz como cuando murió.

Pero no sólo con la llegada de los españoles se produjo este proceso de hibridación de culturas en la tradición del Día de muertos, también en la actualidad, a través de los medios de comunicación y de los grupos de empresas trasnacionales, se han dado cambios y transformaciones en esta fecha tradicional. Por ejemplo, algunas personas han ido introduciendo la tradición del Halloween de Estados Unidos a la tradición del Día de muertos en nuestro país, provocando que tanto la cultura del Halloween como la del Día de muertos, se mezclan e interactúan para formar una tradición nacional con matices extranjeros.

Es importante destacar que a pesar de la integración de ciertas tradiciones o culturas extranjeras a nuestro país, los mexicanos no deberíamos olvidarnos de nuestras verdaderas raíces, de nuestras costumbres y tradiciones, ya que ésta es una forma de seguir los pasos de una cultura prehispánica que dio identidad a nuestra nación.

· Celebración prehispánica y sus cambios

El Día de muertos surge en la época prehispánica, nuestros ancestros tenían una forma diferente de ver a la muerte en comparación con otras culturas del mundo, ellos la veían como algo natural, como el fin de una etapa y el inicio de otra. Su creencia fundamental respecto a la muerte era que después de fallecidos iban al Mictlan o lugar de la muerte, un lugar adecuado donde reinaría el descanso y la felicidad esperada, de manera que la muerte no era temida, más bien era una forma de disfrute y regocijo después de una vida larga de trabajo. Para los pueblos prehispánicos la muerte de algún ser querido era todo un rito, no acostumbraban enterrar el cuerpo del muerto, más bien, acostumbraban quemarlo hasta que quedara en cenizas que después introducían en un recipiente y, posteriormente, se enterraban junto con la ropa u objetos preciados que poseía en vida el fallecido; finalmente, los familiares colocaban una ofrenda con flores y comida.

La festividad que se les hacía a los muertos era dos veces al año, una en el mes de septiembre, en donde se acostumbraba celebrar a los niños fallecidos, y otra en octubre en donde se acostumbraba festejar a los adultos. Durante los festejos de esos días se acostumbraba cantar y bailar al muerto, y se le ofrecía todo tipo de ofrendas como flores, comida y animales. Esta tradición tenía un cierto sentido, ellos tenían creencias relacionadas con una vida mejor después de la muerte, y sus rituales eran practicados con el fin de agradar a su ser querido, toda práctica tenía un fin y un por qué. Sin embargo, con la evangelización, los frailes impusieron sus creencias y prácticas cristianas a nuestros ancestros; por lo que el sentido de la tradición del Día de muertos prehispánico tuvo un cambio significativo. Es decir, a la tradición prehispánica se le fue incorporando costumbres y prácticas de la tradición española, provocando de esta.

De modo que entre la cultura colonizada y la cultura colonizadora se dio un proceso de hibridación, una mezcla entre la tradición del Día de muertos prehispánica y la tradición del Día de muertos española que provocó la transformación de una tradición cultural antigua, conformando una nueva tradición cultural. Se comenzaron a incorporar nuevas creencias y costumbres, se comenzó a difundir la creencia de la muerte como un proceso en el que los hombres podrían conducirse a uno de dos caminos: al paraíso, un lugar de paz y descanso (Mittlan) o al infierno, un lugar de sufrimiento. Además, se comenzó a tener cierto temor a la muerte, ya no era vista como un proceso de transformación o como el camino para llegar a un lugar de paz y tranquilidad, sino como un lugar en el que probablemente se podría sufrir. Ya no se incineraba al fallecido, si no que se le hacía santa sepultura ni había ritos de baile y cantos, sino rezos y flores. Y ya no se les celebraba en el noveno y décimo mes del año, sino cada 1 y 2 de noviembre en el que se les ofrendaba y se les visitaba en sus tumbas.

Es decir, con la integración de nuevas costumbres y tradiciones modernas por parte de los españoles a la tradición del Día de muertos prehispánico, se fueron perdiendo ciertos elementos culturales en esta tradición, provocando una nueva tradición cultural, mezcla de dos elementos culturales.

· Las nuevas tecnologías y el Halloween

Esta nueva tradición, con todas sus modificaciones, se ha seguido practicando hasta la actualidad, sin embargo, con la modernidad se han introducido nuevas tecnologías, como los medios de comunicación masiva (televisión e internet), que han ido transmitiendo al público contenidos de información y entretenimiento. Los contenidos de los medios de comunicación han provocado que las costumbres en las tradiciones de ciertas personas cambien poco a poco, ya que, sobre todo la televisión, ha sido el punto mediador para las transmisiones de películas, caricaturas y programas de otros países (sobre todo de Estados Unidos), cuyos contenidos son referidos a otro tipo de culturas y costumbres. De manera que, conforme ha ido creciendo la difusión de este tipo de contenidos a nuestro país, algunas personas se han ido apropiando poco a poco de esas costumbres para adoptarlas como parte de su cultura. Por ejemplo, a consecuencia de la difusión de películas como “Halloween” o películas en donde niños disfrazados de algún monstruo van de casa en casa a decir su frase de “dulce o truco”, programas especiales como “Los Simpson y la noche de brujas”, y reportajes relacionados a algún festejo del Halloween, mucha gente integrado este tipo de prácticas a su tradición, como una forma de diversión y entretenimiento.

Por tanto, la causa primordial de que ciertas personas hayan integrado la tradición del Halloween a la del Día de muertos, ha sido por la influencia que los medios de comunicación han tenido en la sociedad mexicana: La manipulación de los medios de comunicación no hace más que evidenciar la tecnificación de la opinión, conllevando en última instancia a la pérdida de identidad en el hombre moderno, pues la tecnología nos sustituye y como consecuencia nos deja vacios morales vitales y la destrucción de la subjetividad humana.

La integración de esta costumbre norteamericana a nuestra cultura tradicional, a causa de los medios masivos de comunicación, está provocando una nueva mezcla y la formación de una tradición con elementos culturales extranjeros. Inclusive hay opiniones de otros autores como que afirman que sí hay una influencia por parte de los medios de comunicación para que la sociedad se apropie de elementos de otras culturas. De esta manera, con la fusión de estas dos tradiciones (Estados Unidos y México), y la formación de una nueva tradición con elementos extranjeros, poco a poco algunas prácticas culturales prehispánicas irán opacándose cada vez más.

Por otro lado, la difusión que hacen los medios de comunicación sobre otras costumbres en nuestro país, ha sido intencionalmente provocada por grupos de empresas transnacionales, ya que para las transnacionales, entre más difusión y conocimiento haya de otras costumbres en otros países, mayor será su beneficio económico, y, entre más gente adopte esta costumbre, habrá más venta de productos relacionados con ella. Por ejemplo, el festejo del Halloween se ha convertido para las transnacionales en una fecha de ganancias económicas, ya que productos alusivos a “la noche de brujas” como adornos de calabazas, calaveras, vampiros y brujas, máscaras y disfraces de monstruos hollywoodenses como King Kong, Morticia, Merlina, entre otros, son exportadores para ser vendidos en tiendas comerciales del país.

Y es así como parte de la sociedad va poniendo en práctica tradiciones extranjeras cuyos intereses primordiales se relacionan con ganancias económicos por medio del consumismo de cada uno de los individuos que adoptan el Halloween como parte de su tradición cultural. De manera que, con la influencia de los medios de comunicación y las empresas transnacionales, se fueron provocando diversos cambios en la tradición del Día de muertos, esto por las costumbres y tradiciones norteamericanas que han establecido en el país y que la mayoría de la gente ha venido adoptando a través del tiempo, formando así una mezcla de rezos y diversión, tradiciones y consumismo, compuesta por la hibridación cultural entre México y Estados Unidos.

Así pues, con la venida de la modernidad a nuestro país han surgido diversas transformaciones en la tradición del Día de muertos, esto al mezclarse diversos elementos de diferentes culturas a nuestra tradición, provocando un proceso de hibridación, por un lado, con la integración de costumbres y tradiciones a través de la conquista española y, por otro lado, con la integración de costumbres norteamericanas a través de la influencia de los medios de comunicación y empresas transnacionales.

COMENTARIOS

Es importante considerar, que las transformaciones que ha sufrido la tradición del Día de muertos por medio de la hibridación con otras culturas, es un proceso imposible de evitar, ya que la modernidad es transformación y cambio, no sólo cultural, sino también social, económico y político. La modernidad trajo cambios en dos etapas distintas: una en la colonización y otro en la actualidad, así que no dudemos que la modernidad traerá más cambios en un futuro, que recrudecerán, mejoraran o enriquecerán la situación social, cultural, económica y política de nuestro país. Sin embargo, es importante que no nos olvidemos de nuestras raíces culturales, de aquellas tradiciones y costumbres que nuestros ancestros nos dejaron y que fueron practicando durante cientos de años, aquella tradición cuyas características (comida, adornos y objetos ofrecidos en la ofrenda, visita al cementerio, etc.) conforman significados y cosmologías prehispánicas.

Es importante tomar conciencia de que al adherirse a nuestra cultura otro tipo de prácticas tradicionales extranjeras podemos caer en el vacío cultural y consumista al ver estos días como una fiesta divertida y no en el sentido profundo que tiene nuestra tradición indígena. Por lo tanto, debemos responsabilizarnos cada uno de los mexicanos en hacer persistir esta tradición, y cuidar que no se pierda su verdadero sentido; impulsar a las nuevas generaciones y las siguientes continuar con esta tradición prehispánica que nos simboliza, enriquece y nos da identidad como personas y como nación. Tengamos en cuenta que mientras más claridad existe en la concepción del ser humano sobre lo que es su naturaleza, su esencia, su destino, más fácil se le hace encontrar un sentido positivo y mejor definido que le permite crecer y desarrollarse como persona.

En la actualidad, el folclor se va vistiendo de bruja o de fantasma, costumbres del país vecino. Las calabazas chimuelas y las negras siluetas de gatos erizados adornan la tradicional fiesta del 2 de noviembre. El Halloween es bien identificado por los jóvenes, aunque a veces no sepan ni pronunciarlo correctamente. Ese "collage" que hacemos de culturas y costumbres ajenas hacen que lo nuestro se vaya perdiendo. Se va sepultando en las tumbas antiguas y eso no es bueno para nuestra idiosincrasia. Si estamos orgullosos de lo que somos, debemos buscar en nuestras propias raíces lo que hemos sido para poder llegar a ser lo que nosotros, mexicanos-mayas, tenemos que ser. Es necesario conocer las tradiciones propias del terruño porque allá está la clave para conocernos a fondo; para aprender a querernos como somos y para que podamos disfrutar de lo que tanto disfrutaban nuestros abuelos y apreciar en lo que creían. Aprendiendo de nuestro pasado podemos vivir nuestro presente de una manera más auténtica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada